Hormigas

Tenemos que hablar del bucle infinito

La creación de un canal de información cerrado o bucle infinito es indispensable para enfrentar la revolución digital.

El pensamiento disruptivo y la innovación

Según Wikipedia, la revolución digital o tercera revolución industrial se basa exclusivamente en el hecho de transformar la tecnología analógica, mecánica y electrónica en tecnología digital. Si nos basamos solamente en este hecho, el origen de la revolución digital comenzaría alrededor de los años 50’s con la adopción y proliferación de las computadoras.

Aunado a los avances tecnológicos, el factor principal de cualquier revolución es el pensamiento disruptivo, y obviamente éste no nació en los años 50’s sino desde el momento en que alguien decidió pensar (y actuar) “fuera de la caja”. Nomás porque dicen que fueron los primeros (y no teníamos twitter para verificarlo), daremos por hecho que el pensamiento disruptivo comienza con la revolución francesa.

En física lo disruptivo se explica como un agente que produce una ruptura brusca e innovar, se define como la acción de alterar introduciendo novedades. Es así que la innovación requiere forzosamente de un pensamiento disruptivo.

Por lo tanto, la revolución digital utiliza la innovación y la innovación utiliza el pensamiento disruptivo. Ok, ok… también la revolución industrial utilizó la innovación y el pensamiento disruptivo, pero la gran diferencia entre la revolución digital y la revolución industrial está en el proceso de creación y distribución de las ideas.

Diferencias entre los procesos de creación y distribución

Un proceso típico de creación y distribución heredado de la revolución industrial lo podemos describir como:  idea,  financiamiento, producción,  distribución y  venta.

Proceso de la Revolución Industrial
Proceso típico heredado de la Revolución Industrial

 

Este proceso tiene diversas variaciones dependiendo el sector y ha ido evolucionando a través de los años hasta llegar a nuestra generación, la generación con peor alimentación de la historia y con la ropa más tóxica (¡bravo!). Todo esto justo por ahorrar en la producción, porque los costos de inversión y de distribución son fijos y muy elevados. Es aquí donde cabe recalcar que los que se dedicaron a la inversión o distribución fueron las que se llevaron la mejor parte del pastel. Para prueba, entre las familias más ricas del siglo XX están la familia Rotschild (banqueros), familia Morgan (banqueros), familia Rockefeller (petroleros) y familia Bush (petroleros).

Con la llegada de la revolución digital este proceso de creación y distribución presenta dos grandes cambios:

  • el primero es que la inversión y la distribución tienen tendencia a desaparecer
  • y el segundo y más importante es que el proceso lineal se transforma en un bucle, en un bucle infinito y dinámico que se adapta según las necesidades de cada etapa.
Proceso de la Revolución Digital
Proceso derivado de la Revolución Digital

Ejemplos de procesos de creación y distribución de la revolución digital

Tomemos el orden clásico: idea, producción y venta. La novedad es que al momento de venta podemos obtener la crítica del producto directamente y así adaptar nuestra oferta de manera personalizada. Amazon, ha logrado gracias a la crítica y tendencias de venta crear un sistema de recomendación con el se posiciona como la librería con mejores ventas a nivel internacional.

Tomemos otro orden, necesidad, idea y producción. Uber es el que mejor ejemplifica este proceso. Uber  (y todo ser humano que vive en ciudades) tiene el conocimiento clave que los taxis son impuntuales y caros y, en algunos países, inseguros. De este conocimiento surgió la idea de Uber de relacionar choferes con clientes y después de un periodo de prueba, lanzó a producción. Obviamente ha sido un éxito ya que el mercado los esperaba con los brazos abiertos.

Otro tipo de proceso, que además es mi favorito, es el de vender la idea antes de producirla y acá el que mejor lo ha logrado es Dropbox. Gracias a un MVP (minimal viable product) logró vender y adaptar de la mejor manera su oferta antes de producirla a gran escala.

Canal de información o bucle infinito

En cada uno de estos tres casos la clave del éxito se encuentra en la información: la información del comportamiento de los clientes al buscar un libro, la localización y horarios para la demanda de taxis y el almacenamiento necesario para compartir de manera óptima.

Esta información varía en tiempo real y debemos ser capaces de obtener los datos necesarios para valorizar nuestros negocios. Aprendamos de los ciclos de las hormigas para controlar la información dentro de nuestra empresa: cada hormiga aporta a la comunidad la información recolectada.

 

 

 

 

Deja un comentario